lunes, 27 de marzo de 2017

Nuestro médico particular (5 años)

No podíamos perder la oportunidad de contar en nuestras clases con la visita de un médico, que nos contase un poquito más sobre cómo funciona nuestro cuerpo por dentro. Y cuáles son las partes más importantes, para qué sirven y dónde las podemos encontrar dentro de nuestro cuerpo.
Hemos aprendido que el órgano más importante de nuestro cuerpo, el jefe, es el cerebro, desde ahí es desde donde se envían todas las informaciones que las demás partes del cuerpo reciben para que podamos movernos, comer, lavarnos, respirar, dormir, jugar, hablar… Toda esa información pasa a nuestro cuerpo a través de una cuerda muy gruesa, que va por dentro de la columna vertebral y que está formada por los nervios, que son los encargados de transportar toda la información del cerebro hasta las distintas partes del cuerpo.
Además, hemos podido ver como son los pulmones, el corazón, el hígado, los riñones, los intestinos… todos los órganos que forman nuestro cuerpo.
En esta ocasión hemos podido tener todos los órganos más importantes de nuestro cuerpo en la mano, para poder tocarlos, ver su tamaño, su textura y además hemos podido colocar las partes donde corresponden.
También nos han traído unos regalitos geniales, cepillos de dientes para que tengamos los dientes más limpios de todo el Sanra y un kit de cirujano, con nuestra mascarilla, jeringuilla…

¡¡¡Qué bien nos lo hemos pasado y cuántas cosas hemos aprendido!!!
Ya estamos preparados para la siguiente visita de algún papá o mamá.
¡¡¡Esperamos veros pronto!!!
Gracias Silvia (mamá de Jorge y Rodrigo), por lo que nos has enseñado y lo que nos hemos divertido, en esta mañana.

domingo, 26 de marzo de 2017

Nos visita una enfermera (5 años)

Esta semana nos ha visitado una enfermera al cole. Con ella hemos aprendido qué debemos comer para que nuestro cuerpo esté sano y fuerte, que nuestros huesos no se rompan y nuestros músculos no se debiliten.
Hemos aprendido que nuestro cuerpo está formado por una gran cantidad de agua que hay que reponer para permanecer hidratados. También nos enseñó las cosas peligrosas que tenemos en casa y que nunca podemos tocar ni utilizar, a menos que nos esté supervisando un adulto, bien nuestra mamá o papá, ya que si no podríamos sufrir un accidente casero y asistir al hospital.
Y por último y lo más divertido, además del regalito que nos trajo, nuestra jeringuilla experimental, fue que aprendimos a hacer vendajes. Nos estuvimos vendando entre gemelos, las profes también nos ayudaron, y en vez de ser una consulta de hospital, la clase se convirtió, al final, en una pirámide de Egipto llena de momias.

¡¡¡Qué bien nos lo hemos pasado y que de cosas hemos aprendido!!!
Ya estamos esperando la siguiente visita de algún papá o mamá que se anime a venir a pasar un buen rato con nosotros.
Gracias Patricia (mamá de Jesús), por lo que nos has enseñado y lo que nos hemos divertido, en esta mañana.

sábado, 18 de marzo de 2017

La señorita Z y la enfermera C (5 años)

La señorita z es la encargada de sacar de paseo a los príncipes. A ella le gusta que los niños hagan todo a tiempo; pero un día se volvió muy enfadado porque el príncipe E se subió a un árbol, se rompió los pantalones y casi se cae. Regaño al príncipe y se lo contó a sus padres.
Otro día el príncipe E y la princesa I se escondieron en un campo de flores, estropeándolo; además la Z no les veía, pensaba que se habían perdido y se asustó, aunque la travesura más grande la hicieron el día que les llevo al circo. Se sentaron muy formales en sus sillas, pero como la función tardaba en empezar, comenzaron a aburrirse, no paraban de moverse en la silla, levantarse, sentarse…y en un despiste de la señorita Z se volvieron a escapar y durante toda la actuación del circo estuvieron haciendo travesuras. La señorita Z se enfadó tanto, tanto, que cogió al príncipe E y a la princesa I, de la mano y regresaron a palacio hasta donde estaban los reyes y dijo: “señores aquí tienen a esta pareja revoltosa y desobediente. Pueden mandarme lo que quieran menos que vuelva a salir con estos príncipes, ¡¡nunca volveré a salir con ellos!!” y lo cumplió. Desde entonces la señorita Z casi nunca acompaña al príncipe E ni a la princesa I; sin embargo, si va con el rey U, la reina A y la princesa O.
Los reyes pensaron que los príncipes traviesos no podían volver a salir de palacio sin alguien que los acompañase. Estuvieron buscando quien quisiera hacerse cargo de ellos, porque además que los príncipes I y E se quedaban tristes en el palacio, los reyes y la princesa O les echaban de menos y se aburrían.
Todos los miembros de la familia real comenzaron a pensar que solución podían tomar, al igual, que todas las letras del país. Y de repente un día, cuando la señorita C salió  del hospital, se sorprendió al ver las caras de preocupación que tenían todos y se acercó a preguntar que ocurría. Cuando se enteró del problema, se preocupó y empezó a pensar que solución tomar para poder ayudar y pensó que aunque tuviese mucho trabajo, algún día tendría tiempo libre y podría ayudar encargándose de sacar de paseo a los príncipes.
Fue a hablar con los reyes, al palacio, para explicarles su idea, y rápidamente comenzó con su nueva tarea, ya que a los reyes les pareció la mejor solución; aunque antes la advirtieron que los príncipes disfrutan mucho haciendo travesuras, que les tendría que vigilar para que no causasen ningún problema, que no hiciesen enfadar a nadie y no estropeasen los jardines.
Los reyes comunicaron la solución a los príncipes y estos se pusieron muy alegres cuando se enteraron. El primer día que la enfermera C fue a buscar a los príncipes traviesos I y E, se llevaron un gran susto, creyeron que la enfermera iba a ponerles una inyección y se escondieron debajo de la cama; pero la enfermera C con toda su paciencia les explico que llevaba el uniforme porque si no, no les daría tiempo a poder hacer muchas actividades como recoger cerezas, ir al cine o a cenar.

Aquí os dejamos los cuentos de la señorita Z y la enfermera C:

        

Después de escuchar las historias, hemos visto y escuchado las canciones, hemos pensado y dicho algunas palabras con Z y C, hemos contado sus sílabas y hemos estado muy atentos en recordar que la Z sólo acompaña a la U, A, O y la C a la I y E.




Ahora que ya conocemos a la señorita Z y a la enfermera C, podemos leer nuevas palabras porque estas dos letras acompañan a todos los miembros de la Familia Real:

Cuando la señorita Z habla con el rey U, suena zu.
Cuando la señorita Z habla con la reina A, suena za.
Cuando la señorita Z habla con la princesa O, suena zo.
Cuando la enfermera C habla con la princesa I, suena ci.
Cuando la enfermera C habla con el príncipe E, suena ce.


Para practicar en casa, nuestras profes nos han dejado la siguiente ficha de lectura:

Os dejamos unas fotos para que veáis como leemos y escribimos nuestras primeras palabras con la señorita Z y la enfermera C.

Además, como no queremos que se nos olvide estas nuevas letras que hemos aprendido, nuestras profes nos las han pintado y así hemos quedado.

Aquí os dejamos algunos enlaces para poder seguir trabajando con estas letras:
 

jueves, 16 de marzo de 2017

“El patito feo” (5 años)

La semana pasada estuvimos realizando un proyecto basado en el cuento, a través del cual trabajamos las matemáticas, en colaboración con la UNIR (Universidad Internacional de La Rioja)
Los alumnos de 5 años trabajamos este proyecto atravesó del cuento clásico “El patito feo”, el cual nos permitió trabajar los cuerpos geométricos, la imagen global y segmentaria de un cuerpo discriminando lado derecho e izquierdo, la simetría, resolución de problemas sencillos, descomposición numérica y operaciones de suma y resta.
Todo esto lo desarrollamos mediante el aprendizaje cooperativo y una metodología activa en la que no había cabida para el aburrimiento y así de bien nos lo pasamos.

No queremos despedirnos sin recordar a nuestra gran anfitriona y maestra de ceremonia Blanca Arteaga, que nos ha hecho pasar momentos muy divertidos.

domingo, 12 de marzo de 2017

Nadarín y la clase roja (3 años)

Gracias al proyecto de ER de la fundación Botín, ha llegado a nosotros un bonito cuento de Leo Lionni, “Nadarín”.
Nadarín y los peces rojos son un ejemplo de trabajo cooperativo, con los que hemos aprendido muchísimo. Hemos leído el cuento, analizado las imágenes, y juntos, hemos dado vida a las ilustraciones del mismo.
Aquí os dejamos el vídeo para que podáis verlo.

¡Nos estamos poniendo verdes! (4 años)

A lo largo de este curso, los alumnos de cuatro años estamos descubriendo que mezclando algunos colores podemos obtener otros diferentes. Ya hemos descubierto el rosa, el naranja y el gris. En esta ocasión le ha tocado el turno al color verde y para ello nos fuimos las dos clases al patio de infantil. Allí, una de las clases mezcló, con sus manos, pintura azul con espuma de afeitar y la otra clase lo hizo con pintura amarilla.
Una vez que las dos clases tuvimos nuestra espuma coloreada nos juntamos unos de cada clase y unimos nuestras manos. 
El resultado fue el siguiente.

lunes, 6 de marzo de 2017

Los cuentos de una vida (4 años)

Los alumnos de 4 años hemos continuado con los cuentos y hemos realizado actividades basadas en ellos. De esta manera hemos conocido la fábula de “El burro flautista” de Tomás Iriarte, en la que además de aprender vocabulario nuevo, hemos descubierto que hay diferentes tipos de flautas y con ellas se pueden emitir sonidos suaves o fuertes. En esta ocasión nos la hemos aprendido y la hemos cantado. Aquí podéis ver el resultado.

          

Otro de los cuentos que hemos descubierto ha sido “In het bos van de Luiaard", Anouck Boisrobert y Louis Rigaud, (“El bosque”), con el que hemos aprendido la importancia que tiene cuidar la naturaleza. Nosotros con motivo de este cuento, plantamos lentejas dentro de una caja transparente de cd, donde pudimos observar su crecimiento y sus partes principales.
A continuación vais a poder ver el cuento, cómo plantamos las semillas, y  cómo se veían estas  cuando comenzaron a crecer.


Uno de los cuentos que más nos ha gustado ha sido “La ovejita que vino a cenar” de Steve Smallman. Es un cuento entrañable, que además nos lo contó nuestro querido amigo el “Mago de la palabra” (Proyecto Botín), con el que hemos disfrutado dramatizándolo y musicalizándolo entre todos. Unos hemos hecho el sonido de las tripas de la ovejita, de sus tiritonas, el hipo o los ronquidos. Aunque no ha sido fácil gravar nuestras actuaciones, esto podría ser un ejemplo de nuestros momentos de representación.


A través de los cuentos, hemos aprendido que tenemos que desligarnos y dejar atrás algunas cosas para seguir creciendo. Esto lo conseguimos gracias al cuento “No te vayas” de Gabriela Keselman y lo pusimos en práctica realizando una sesión de rincones en los que tuvimos que decir adiós al folio en blanco para poder escribir letras, dijimos adiós a una construcción para poner realizar otra o dijimos adiós a unos juguetes para poder sacar otros.

                                                             

Gracias al cuento “No es fácil pequeña ardilla” de Elisa Ramón, pudimos acercarnos a ese tema tan difícil como es la muerte, y a través de él florecieron sentimientos sobre los que dialogamos y reflexionamos. Además, con ayuda, en nuestras casas dibujamos dentro de una estrella un familiar cercano que ya no está entre nosotros, en la asamblea explicamos quién era y después las colocamos a modo de cielo, para tenerles presentes y cerca de nosotros.



Y precisamente fueron los cuentos los que nos acercaron a las matemáticas. Con el cuento de “La mosca Fosca” de Eva Mejuto, hemos valorado la importancia de compartir a la vez que trabajábamos los ordinales, aunque la actividad estrella fue la elaboración de la tarta de la mosca Fosca.






Como colofón final, el cuento “La ratita presumida” de Charles Perrault, que ha servido de guía a la UNIR (Universidad Internacional de la Rioja) representada en Blanca Arteaga y Jesús Macías, para trabajar las figuras geométricas, la clasificación, la seriación, el conteo, la resolución de problemas, las secuenciaciones temporales…
Muchas gracias a la UNIR, a Blanca y a Jesús, por vuestro trabajo, vuestro esfuerzo y vuestro tiempo.

miércoles, 1 de marzo de 2017

Comenzamos la Cuaresma

Hoy, 1 de marzo, hemos comenzado la Cuaresma ya que es miércoles de Ceniza, por eso hemos ido a la iglesia del colegio donde nos hemos comprometido a ser mejores de lo que somos, para ello cada semana trabajaremos un valor diferente: amor, paz, sinceridad… Iván, el sacerdote que ha estado con nosotros, nos ha hecho una cruz con ceniza, para que no se nos olvide este compromiso.